lunes, 1 de octubre de 2012

Crónicas de una bici nueva


 El sábado estuvo todo el día lloviendo y no pudimos coger la bicicleta pero el domingo, y después de dejar a las niñas con su abuela, nos encaminamos mi marido y yo hacia "la ruta del colesterol"(de Montcada, pasando por Badalona y hasta llegar a la playa. Todo por el lado del río Besos). Y sin ninguna parada  conseguí llegar hasta la playa.
Hay que ver la cantidad de gente que hay con la bici y los domingo se les une la gente con patines, y caminando. Pero hay que tener cuidado porque siempre hay algún gracioso que no respeta su lado derecho. Y los que adelantan mientras del otro lado también vienen bici son un peligro. Me adelantó un abuelete mientras venía del otro lado un pelotón de ciclistas y casi me echa fuera del carril.
Las fotos que he puesto son de cuando llegamos hasta la playa. El día era precioso para sacar fotos porque después de haber llovido durante todo el día anterior el cielo ambiente era limpio y fresco. Lástima que no llevara mi cámara porque las fotos hubieran salido mejor. Estas están hechas con la Blackberry y mi modelo no tiene una resolución de foto muy bueno.
A la vuelta y con el viento en contra me costó bastante más y tuve que pararme varias veces para descansar. Mi marido me adelantó y volvió hasta Montcada para dar la vuelta y hacer el camino de nuevo mientras yo, con la lengua fuera y con cientos de hormigas voladoras apenas llegué. Porque lo cierto es que estaba repleto de hormigas y sin vas caminando no te molestan tanto que si vas con la bici. Intentas no abrir la boca por peligro de comerte una, pero es que es imposible no abrir la boca cuando una está reventada y necesita más aire en los pulmones. Por suerte no tuve que trabajarme proteínas indeseadas.
Me lo pasé genial.


4 comentarios:

Cristina dijo...

Qué buen plan. Y tu Blackberry definitivamente hace mejores fotos que la mía ;)

amelia dijo...

:)

Tony dijo...

Lo tuyo con las hormigas no tiene fin... Ya sea en casa o de "excursión"...

amelia dijo...

si, es cierto, y ahora las tengo por la cocina también. Espero que llegue ya el frío para que se bajan a freir puñ...